Las relaciones personales pueden llevar a conflictos civiles que pueden resolverse judicial o extrajudicial.

Adquirir o transmitir un bien inmueble conlleva una serie de consecuencias civiles, administrativas y fiscales.

Las familias del siglo XXI tienen composiciones variadas necesitando consejos y soluciones a medida.

El mundo global ha llevado a que las relaciones personales se extiendan más allá de las fronteras nacionales.

La administración procura que las poblaciones funcionen de forma orgánica exigiendo autorización para actuaciones privadas.

Las relaciones laborales entre empresarios y trabajadores están reguladas y sometidas a exigencias formales.

Constituir una sociedad conlleva una serie de obligaciones formales, registrales, tributarias y contables.

Las personas, tanto la física (residente y no residente) como la jurídica, tienen obligaciones tributarias.